Consejos para crear y gestionar contraseñas online de forma segura

Contraseñas. Tan molestas, pero tan crucialmente importantes. Sin contraseñas no habría privacidad digital. Así que necesitamos las contraseñas. Mejor dicho, necesitamos de las contraseñas seguras. “Una contraseña débil es simple adivinar“ dice Maximiliano Gonzalez Kunz-, y un posible atacante podría comprometer su identidad online y acceder a sus datos personales de forma sencilla.

 

La prevención no es realmente posible ya que incluso una contraseña segura podría verse comprometida si el sitio en que la introduce no es inseguro, o tiene algunas vulnerabilidades descubiertas.

 

Sin más dilación, veamos qué es una contraseña segura, cómo crear uno, lo que no debe hacer con contraseñas, lo que las directrices son y cómo puede administrar sus contraseñas. Mucho, sí.

 

¿Qué es una contraseña segura?

 

Una contraseña segura sería una palabra de alrededor de 10 caracteres, compuesta de letras, números y algunos símbolos en orden aleatorio, evitando repetir los mismos caracteres. Cuanto más larga y compleja sea la contraseña, más segura será, pero más difícil de recordar y escribir. “El asunto es moderar la seguridad y la facilidad de uso, a fin de tratar de encontrar un equilibrio justo y ver qué es lo que funciona mejor para cada uno“, explica Maximiliano Gonzalez Kunz.

 

Veamos las cosas que absolutamente no debe hacer cuando se trata de contraseñas.

 

Palabras obvias

 

El cliché: Poner tu contraseña como “contraseña”. O alguna variante como “contr4sen!a“, es algo que se debe evitar. No intentarlo siquiera a la inversa: “añesartnoc”.

 

Nombres o Información Personal

 

La contraseña no debe nunca el nombre de uno mismo, de tu esposa/hijos/nombres de mascotas o cualquier otra información personal relacionada con ellos. Así que no hay ninguna fecha de cumpleaños que sea segura, apodos, tampoco el número de la casa, números de teléfono, direcciones, documento nacional de identidad. “Nada relacionado con usted o personas cercanas a usted“, ejemplifica Maximiliano Gonzalez Kunz.

 

Palabras del diccionario

 

Nunca utilizar contraseñas que puedan encontrarse en un diccionario, como “fútbol”. No intentar utilizar palabras que se encuentran en los diccionarios de lengua extranjera tampoco. Hay programas por ahí que tendrán una lista de palabras de diccionarios y ejecutarán a través de ellos, tratando de encontrar su contraseña. Después de un tiempo de pruebas de combinaciones, encontrarán su contraseña débil en el diccionario.

 

Letras o números consecutivos,

 

por ejemplo, “QWERTY” o “qweasdzxc” o “876543”. No utilice para las contraseñas secuencias de letras o números consecutivos, especialmente aquellas que se encuentran en las filas de teclados.
Por último es importante aclarar que si uno utiliza una contraseña robusta pero finalmente la comparte por correo electrónico, o la deja guardada en su computadora o la introduce en un computadora pública como la de un cibercafé o en la universidad, todo lo robusto de esa contraseña se pierde en un instante. “Una contraseña débil o un descuido pueden pasar a ser un real dolor de cabeza“ concluye Maximiliano Gonzalez Kunz.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *